Saltar al contenido

Parque Deportivo “Heliodoro Martín”, Polideportivo en Cabra – Córdoba

  • Dirección: Parque Deportivo “Heliodoro Martín”, Av. Fuente del Río, 134, 14940 Cabra, Córdoba
  • Teléfono: 957 52 58 38
  • Web: deportecabra.es
  • Especialidad: Polideportivo
  • Otras Categorías: Polideportivo, Piscina pública
  • Valoraciones: Parque Deportivo “Heliodoro Martín” tiene 205 valoraciones con una nota media de 4.3 sobre 5

Cómo llegar

Parque Deportivo

Llamar: 957 52 58 38

Web: deportecabra.es

Horario

  • Lunes: 12:00 – 20:00
  • Martes: 12:00 – 20:00
  • Miércoles: 12:00 – 20:00
  • Jueves: 12:00 – 20:00
  • Viernes: 12:00 – 20:00
  • Sábado: 12:00 – 20:00
  • Domingo: 12:00 – 20:00

Descripción

Parque Deportivo “Heliodoro Martín”: el lugar perfecto para disfrutar del deporte y la piscina pública en Cabra, Córdoba

Si estás buscando un lugar donde practicar deporte y refrescarte en una piscina pública en Cabra, Córdoba, no busques más. El Parque Deportivo “Heliodoro Martín” es el lugar perfecto para ti.

Con una ubicación privilegiada en la Av. Fuente del Río, 134, el Parque Deportivo “Heliodoro Martín” cuenta con instalaciones de primera calidad para la práctica de deportes como fútbol, baloncesto, tenis y mucho más. Además, su piscina pública es ideal para disfrutar de un refrescante baño en los días de calor.

El Parque Deportivo “Heliodoro Martín” es un lugar accesible para todos, con acceso para sillas de ruedas y aparcamiento adaptado para sillas de ruedas. Además, cuenta con una valoración de 4.3 sobre 5 por parte de sus 205 clientes, lo que demuestra la calidad de sus instalaciones y servicios.

Si estás buscando un lugar donde practicar deporte, disfrutar de una piscina pública y pasar un buen rato en Cabra, Córdoba, no dudes en visitar el Parque Deportivo “Heliodoro Martín”.

Para más información y reservas, visita nuestra página web http://www.deportecabra.es/.

Opiniones

Florencio Morales Cano’: ★☆☆☆☆

Las piscinas muy bien, el “restaurante” es una barra de lata donde un grupo de chavales se dedica a sacar el dinero a la gente. Sin cocina, solo tienen bocadillos calientes “prefabricados”, de muy escasa calidad, pero eso es lo de menos, lo peor el servicio, desorganizado y abusivo, te cobran 10 céntimos por pedir hielo para un refresco que te han servido y cobrado ellos, y después de pagarlos te ponen un solo cubito y en un vaso en el que apenas cabe el propio cubito. Encima malos modos y chulería. Solo rectifican cuando les pides las hojas de reclamaciones (a lo mejor ni las tienen). En definitiva, si vas, con nevera y tú propia comida (en la piscina hay una zona de merenderos) y a la barra como mucho a por cerveza. Es una lastima que unas instalaciones como estas se queden incompletas.’

almacenar de otras cuentas’: ★☆☆☆☆

Las piscinas genial. Pero la restauración pésima. Los cubiertos sucios y cuando pedí q los cambiasen se ofendieron diciéndome que no me darían ni los cubiertos ni el resto de comida q había pagado. Al pedir la hoja de reclamaciones no me la dieron y llamaron a la policía diciendo que los estaba molestando. Gracias a que la policía llegó accedieron a darme cubiertos limpios y el resto de comida que me faltaba. Una vez se fueron la pareja del dueño me deseo tuviese mala salud entre otros insultos. Chungos chungos. Podré denuncia y jamás volveré. Si vais JAMÁS VAYÁIS AL BAR. TODO MUY PUERCO, CERO HIGIENE. TODOS TOCAN LA COMIDA SIN PROTECCIÓN. IGUAL VACÍAN UN CENICERO QUE TOCAN EL BOCADILLO TRAS CAMBIAR UN PAÑAL O SE RASCAN SUS PARTES. Y SIETE QUEJAS TE MALDICEN. SON MUY CHUNGOS. Si os llevais la comida de casa Las piscinas están genial, una pena la restauración.’

Amanda Carrasco’: ★★★★★

Me recomendaron ir a la piscina de cabra y la verdad es que no me arrepiento de nada. El recinto consta de varias piscinas y un pequeño manantial en el que está prohibido el baño, tiene también una pequeña zona para niños y una zona de merenderos. La verdad es que había mucha gente pero aún así el recinto es amplio y no hubo problema. Destacar que el muchacho de seguridad que no era capaz de organizar a seis personas que estábamos esperando antes de la apertura, como la chica de recepción, que tuvo que crear una ficha de cliente a cada persona que entraba. No veo mucho sentido a tanta desorganización. Aún así volveremos.’

Todas las opiniones